Un sentido del humor compartido

Creo que hay una línea parecida entre el humor que ves en Gintama de Hideaki Sorachi y la forma en la que yo abordo las parodias y presento los personajes en Yuusha Yoshihiko. Creo que Sorachi pudo haber percibido estas similitudes cuando vio Yuusha Yoshihiko y tal vez por eso accedió a que yo hiciese la adaptación a imagen real. Creo que el tipo de humor de Yoshihiko encaja fácilmente con el mundo de Gintama. Los sabores de ambos mundos son similares, así que fue una transición natural. Cuando hice Yuusha Yoshihiko lo llené de elementos de Dragon Quest para dar a los espectadores una idea de la era y el mundo en el que transcurre la historia. Sentí que podía tomarme las mismas libertades con Gintama porque la premisa es, después de todo, que están bajo el mando alienígena. Gintama encajaba perfectamente conmigo porque dejaba margen a un estilo de humor libre.

Adaptación de los personajes
para imagen real

Como norma, si me gusta el original procuro ser lo más fiel posible. Quiero satisfacer a los fans del original y no tengo ambición alguna de darle mi propio estilo. Si bien se hicieron algunos cambios, Gintama me gusta tanto que al final acabé emulando su estilo visual, y también hice que los actores hablasen como en la obra original. La parte de Jiro Sato fue una excepción, puesto que se salió un poco del original.

En cuanto a Kagura, tuvimos que decidir qué hacer con su idiosincrática forma de hablar. Sorachi me preguntó si la tendencia de Kagura a terminar las frases con “aru” (característica de la versión original no plasmada en la traducción) funcionaría aquí.

Decidí que debíamos llevar esos elementos a la live-action porque el habla era parte integral del personaje. Le pedí a Kanna Hashimoto que trabajara su propia entonación para que encajara en su forma de hablar. Todo el reparto llegó al set de rodaje con una comprensión rigurosa del material y todos parecían contentos con lo fiel que era al original. No creo que nadie tuviera que forzarse para ser fiel a la obra original. Sucedió de forma orgánica. Por eso creo que todo acabó encajando bien; los personajes eran ahora tridimensionales, pero se las apañaban para seguir siendo divertidos y frescos. Estoy muy contento de haber tenido éxito con el casting de esta versión de imagen real.

Otro tipo de acción

Tanto Oguri como yo mismo sentimos que sería aburrido limitar la acción a la lucha con espadas. Al fin y al cabo, es el mundo de Gintama, por lo que queríamos hacerlo más acrobático. Así pues, Oguri sugirió un equipo de acción coreano. Las secuencias que crearon me recordaban a películas de acción como Kick Ass y Kingsman: Servicio secreto. La acción era más bien una danza y tenía el rollo Gintama. Lógicamente, no se pueden rodar las escenas en una sola toma, así que invertimos mucho tiempo en poner las luces y todo eso, pero creo que valió la pena.

La misión de la película

Creo que hay obras inaccesibles que parecen visualmente imposibles de adaptar, pero este no es el caso de Gintama. Me resultó fácil imaginar cómo tenía que verse en pantalla. Este fue un factor importante para mí. Me sentía con la confianza suficiente en que funcionaría como para seguir adelante. Creo que con esta película lo logramos porque no nos alejamos del humor payaso y pudimos hacer que lo estúpido se convirtiese en divertido y a la vez tener un alto nivel de calidad en las escenas de acción. Una película con este tipo de humor que sea un éxito es algo que aún está por ver en Japón. Como director de la adaptación live-action, considero que esta es mi misión. Quiero que esta película sea un gran éxito que represente un triunfo para todos. Creo que es la misión de esta película.

© 2019 by FilipaTulipa for Mediatres Estudio

  • Cinza ícone do YouTube
  • Grey Instagram Ícone
  • Grey Twitter Ícone
  • Grey Vimeo Ícone
  • Grey Facebook Ícone

Mediatres Estudio 

Gran Capità 2-4, Ed. Nexus

08034 Barcelona, Spain

 ©HIDEAKI SORACHI/SHUEISHA ©2017 “GINTAMA” FILM PARTNERS